El Atlético de Madrid, Campeón de Liga 2013/2014

Se acabó. Hasta el último minuto, hasta el último suspiro, hasta la última gota de sudor. Pero por fin, al fin, el Atlético de Madrid puede celebrar SU Liga. La inesperada, por la quien nadie daba un céntimo a principio de temporada. Una temporada cargada de coraje, de esfuerzo, de esperanza. De ser capaces de no renunciar a la utopía. De acabar el campeonato por encima del Real Madrid y del Barcelona. Y por aguantar, en la gran final, el empuje de un Barça que fue un vivo retrato de la temporada: un quiero y no puedo. El Atlético, un quiero y destrozo. Y merecidamente, mal que les pese a algunos, ha sido el justo campeón de la Liga 2013/2014.

La Liga se decidió en el último partido. Una auténtica locura, sí, pero valió la pena. Durante unos minutos el pánico se adueñó de la afición rojiblanca porque se lesionaron dos de sus cracks, Diego Costa y Arda Turan. Pero entraron otros dos de esos que aguardan pacientes en el banquillo y ante las ausencias, como quien oye llover. Durante otros tantos minutos el título se tiñó de azulgrana. Fue desde que Alexis Sánchez marcó un golazo hasta que Godín, en medio de la empanada local tras salir del vestuario, igualara el choque y pusiera en ventaja a los visitantes. El Camp Nou se desgañitó, como los 500 seguidores colchoneros, pero el fútbol fue honesto y le dio al Atlético la recompensa que se ha currado durante 38 jornadas de Liga. Un desenlace que da para el guion de una película, probablemente una tragicomedia.

Desde el Cholo Simeone, el artífice del carácter de este Atlético, pasando por todos y cada uno de los miembros de la plantilla, el cuerpo técnico y todos los que han puesto su granito de arena para que el Atleti vuelva a codearse en la élite del fútbol mundial, hay que admirar las franjas rojas y blancas que esta temporada han brillado por encima del habitual blanco y azulgrana. Es la felicidad del Pupas, que deja de lamerse las heridas para provocarlas. Hoy toca Liga, la próxima semana aspiran a la Champions. El mejor de España también puede serlo de Europa. Así es. Inesperado. Pero merecido. Merecidísimo.

¡¡FELICIDADES!!

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.