Cantar victoria en la primera jornada

barcelona-elche

Soy de los incrédulos que no se deja engañar fácilmente, aunque el interlocutor insista que lo que cuenta es verdad. No pude ver el partido entero del Barcelona, pero para eso están las reemisiones. Lo escuché, a trompicones, por la radio. Y escuchando lo que escuché puedo sacar las siguientes conclusiones: que Messi ha vuelto, que va a hacer la temporada de su vida. Que la mano de Luis Enrique se nota sobre el argentino. Que el Barça vuelve a ser el Barça y que el futuro crack mundial del fútbol se llama Munir El Haddadi.

Ahora es cuando yo me cuestiono todo lo que escuché, que fue más, pero lo divertido es lo que comento arriba. Con todo el respeto del mundo, el rival de anoche del Barça era el Elche. Y estamos en agosto. Lo inimaginable hubiese sido que los ilicitanos sacaran petróleo del Camp Nou. Por mucho que Mascherano fuera expulsado. Decir que Messi corre y que sea noticia es un síntoma de lo mal que estaba el ‘10’ en años pasados, pese a que sus cifras siempre anduvieran por encima de las del resto de sus compañeros. Pero no significa que porque corra 90 minutos lo vaya a hacer durante toda la temporada.

Que la mano de Luis Enrique se nota se comprobará a final de temporada. O a mitad, da igual. La del Tata Martino también se notaba hasta que llegó el Rayo, le ganó en la posesión y los que el día anterior le elogiaban casi le crucifican. La temporada pasada, tal día como hoy, el Barça le había metido siete, sí, ¡siete! al Levante en el Camp Nou. Y en general, el curso fue un desastre tanto en lo deportivo como en los despachos. Por entonces las sensaciones también eran buenas, casi indescriptibles, que no cabían en el gozo de quien las definía. Y luego, todo, poco a poco, se fue yendo a la mierda.

Y Munir. Desde este pequeño espacio le recomiendo que no se lea la prensa hoy. Ni tampoco mi artículo de ayer. Que es bueno, nadie lo duda. Y que tiene 18 años también. Apunta maneras, sin duda, y como dice Luis Enrique, quema etapas a un ritmo vertiginoso. Pero su sitio no es el primer equipo, de momento. Cuando estén Neymar y Luis Suárez, o lo que es lo mismo, 160 millones de euros, es difícil que calienten banquillo. Por lo que El Haddadi probablemente regrese al B o sea el cuarto de la fila tras Pedro. Y que lo haga sin traumas, que no se crezca. Que no se fije en Messi. Que se fije en Isaac Cuenca, Jeffren, Bojan o Tello. Si me apura, hasta en Gay Assulin. Esos deben ser sus ejemplos. Que hay irrupciones que se interrumpen. Y que hay que tener los pies en el suelo.

Dicho esto, este Barça tiene buena pinta. La misma que al inicio de la campaña pasada.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.