En la última liga que ganó el Real Madrid en 2017 fue muy importante lo que se dio a conocer como la ‘segunda unidad’ o ‘plan b’, que no era otra cosa que el grueso de jugadores que conformaban la plantilla y no eran los indiscutibles en el XI titular. Principalmente en liga, y sobre todo lejos del Bernabéu, los Morata, Isco, James, Kovacic, Asensio o Lucas Vázquez ganaron partidos difíciles y vitales a la vez que daban descanso a los titularísimos. La consecuencia de aquello fue el doblete de Liga y Champions. En los años posteriores se fue desmembrando esta segunda unidad por su comprensible querencia de ser también titularísimos aunque fuera en otros clubes, y los que llegaron no mantuvieron el nivel de aquellos.

Este año se ha efectuado una importante inversión en jugadores que vienen a ser importantes y con el objetivo de hacer plantilla, como son los casos de Jovic, Mendy o Militao, a la vez que confirman la apuesta del Madrid por los jóvenes talentos a los que se unen Vinicius o Rodrygo. Las cuestas del calendario, que en poco más de una semana hacían que el Madrid se enfrentase a PSG, Sevilla y Atlético de Madrid, han provocado que Zidane haya apostado por vez primera en lo que va de temporada oficial, ante Osasuna en el Bernabéu, por un XI en el que dio descanso a los habituales y entrada a los menos, y estos han cumplido bien ganando 2-0 al equipo rojillo.

Tan solo Sergio Ramos, Casemiro y Kroos procedían del XI habitual. El primero debido a las bajas de los dos laterales izquierdos, Marcelo y Mendy, por lo que Nacho tuvo que pasar a esa posición. De lo contrario quizá hubiese acompañado a Militao en el centro de la zaga. Por su parte, Casemiro y Kroos tienen que hacer horas extras debido a la mala planificación del centro del campo, que apenas tiene a Valverde como centrocampista puro y sustituto del terceto habitual compuesto por Modric, Kroos y Casemiro.

El resto eran suplentes habituales. Areola debutó en la portería y dejó buenas sensaciones: muy seguro por alto, se permitió además una frivolité al cazar un balón con una sola mano, y sacó también un peligroso uno contra uno a Cardona. Odriozola regresó después del primer partido en Vigo donde cometió algún error de bulto, pero mostró su desparpajo habitual en ataque. Militao estuvo imperial en el centro del defensa, Valverde lució despliegue y el siempre criticado Lucas Vázquez estuvo muy activo. Jovic fue la nota discordante: falló dos claras, y la que metió, tras definir bien un buen pase de Lucas, fue anulada por milimétrico fuera de juego. Se le resiste ese primer gol al serbio, que como todos los nueves vive de rachas.

Capítulo aparte merecen los dos jóvenes brasileños: Vinicius y Rodrygo marcaron los goles. El primero estaba completando un partido gris hasta que Kroos se la pasó a escasos metros del área, y en lugar de intentar lo más habitual, el regate, probó lo más improbable: un gran disparo suyo se coló por la escuadra de Rubén lejos de cualquier posible éxito para el guardameta. Un golazo que abrió el marcador para los suyos y despejó fantasmas para él: sus lágrimas evidenciaron que esa falta de acierto en el remate le estaba dando algún que otro quebradero de cabeza, pero con este gol demostró que también sabe finalizar. Por su parte, Rodrygo entró en el 70’ y apenas tardó un minuto en controlar con clase un balón, regatear al defensa y ponerla donde el portero no podría llegar con un balón al palo largo. Un gran gol para el chaval de 18 años, que no podría haber debutado mejor tras unas semanas en la que no sabía muy bien si estaba en el primer equipo o en el Castilla con Raúl.

Buena victoria en definitiva que, unida al empate del Athletic en Leganés, otorga el liderato a los blancos. Un partido que podría haber tenido trampa, pues jugaba un equipo que no tenía minutos juntos ante un Osasuna que llegaba invicto al Bernabéu, aunque Arrasate también hizo varios cambios en el once titular. Espera el Wanda en unos días, y allí el XI de Zidane tendrá poco que ver.

            

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com