achraf hakimi marc cucurella

En condiciones normales, y habiendo iniciado julio, estaríamos enfrascados de lleno en el mercado de fichajes tras haber finalizado la temporada a nivel de clubs. De hecho, estaríamos disfrutando de la Eurocopa ―aplazada hasta 2021―, a la que le quedarían apenas diez días para conocer a su campeón. Pero no. Nos encontramos en plena espiral liguera, con partidos todos los días y a todas horas. Y entre encuentro y encuentro, alguna operación digna de mención, como las que protagonizan nuestros dos protagonistas: Achraf Hakimi y Marc Cucurella. Dos futbolistas criados en la cantera de Real Madrid y Barcelona y que, después de estar cedidos, han sido traspasados definitivamente. Uno al Inter de Milán y el otro, al Getafe.

Achraf Hakimi, al Inter por 40 millones de euros

Si un futbolista de los que tiene el Real Madrid desperdigados en los últimos tiempos ha crecido como futbolista, ese es Achraf Hakimi (21 años). Dos temporadas a préstamo en el Borussia Dortmund donde se ha adueñado de la banda derecha, tanto en defensa como en ataque. Precisamente, si hay que destacar algo ‘negativo’ del zaguero es que atrás sigue mostrando ciertas lagunas que, cuando sube, se esfuman para ofrecer una versión más incisiva, fresca de ideas y que no renuncia al gol (9 entre Bundesliga y Champions, amén de 10 asistencias).

Sorprende que el Real Madrid se deshaga de un futbolista tan joven y tan prometedor como el marroquí, que ya abandonó el Bernabéu en busca de minutos ante la presencia de Carvajal. En el seno madridista cuentan, además, con otro jugador como Odriozola (24 años), cedido al Bayern pero que tampoco termina de cuajar. Aunque Florentino Pérez se reserva una opción preferente si algún día el Inter decide traspasarlo, lo cierto es que viendo las dos últimas campañas del fijo, indiscutible y discreto Carvajal, es extraño que Hakimi no tenga sitio en el equipo de Zidane, máxime cuando también puede ocupar el costado izquierdo.

A nivel de rentabilidad, es bestial. Un chaval surgido de la casa y que dejará 40 kilos en el bolsillo del Madrid. Para Achraf, que pasará a cobrar 5 millones, también será una auténtica prueba de fuego en el Inter de Conte, donde los carrileros como él suelen gozar de buena salud. Pero teniendo en cuenta la interesante política de fichajes blanca (Lunin, Mendy, Odegaard, Kubo, Reinier, Ceballos, Vinicius, Brahim, Rodrygo, Jovic, etc), donde prima la visión de futuro, dejar escapar a un 4×4 como Achraf y encontrar un recambio más económico, genera dudas que evidentemente el tiempo se encargará de disipar.

Marc Cucurella, al Getafe por 10 millones

En los últimos años se ha visto como el Real Madrid es capaz de sacar muchísima más tajada por los futbolistas surgidos en La Fábrica (Jesé, Morata, Llorente o Raúl de Tomás dan fe) que el Barcelona de los de La Masia. Entre otras cosas, por la pésima gestión de la directiva azulgrana con jugadores como Thiago, Adama Traoré, Grimaldo, Munir, Sandro, Samper, Tello, Deulofeu, Carles Pérez… El último en sumarse a esa interminable lista es Marc Cucurella (21 años): un lateral como Achraf reconvertido a interior, aunque en la banda opuesta.

En este caso, el Barcelona ha conseguido una cuarta parte de lo que ingresará el Real Madrid por su joven canterano: 10 millones de euros que pagará el Getafe después de ejercer el derecho a compra sobre el futbolista formado en las inferiores culés y cuya dimensión también ha aumentado tras dos cesiones. La primera, al Eibar el curso pasado y la segunda al Geta durante el actual. El verano pasado, de hecho, el Barça hizo efectiva la opción de compra sobre el catalán (4M€) meses más tarde que los armeros hicieran lo propio por 2M€.

Por entonces Ernesto Valverde andaba escaso de laterales izquierdos y su repesca parecía otorgarle un sitio en el primer equipo tras su buen papel en Ipurua. Pero el Getafe entró en escena, logró nuevamente su cesión y, sin pestañear, pagó hace unos días los 10 kilos que permiten disfrutar de ‘Cucu’ en propiedad, reservándose el Barcelona un 10% de los ingresos en caso de futuro traspaso. El Barça, hace un año, acabó pagando 18 millones más 12 en variables por Junior Firpo al Betis, que de momento no ha funcionado.

Cucurella, indiscutible en el buen hacer del equipo de Bordalás este ejercicio, no tenía sitio en un Barcelona donde Jordi Alba, a sus 31 años, no ha encontrado en Junior el perfil de garantías que buscaba el club. En realidad, para jugar lo que ha jugado Firpo, quizá no hubiese sido necesario ni ficharle teniendo en casa a Cucurella, un valor en alza y de la casa y que este curso ha disputado también la Europa League. Su bagaje, sin haber echado el cierre LaLiga, es de 6 asistencias y un tanto en 31 apariciones, ocupando el carril izquierdo azulón en prácticamente todas las posiciones.

El Barça, víctima de sus problemas económicos y tejemanejes varios, ‘regala’ a un jugador con condiciones de sobra para relevar a Jordi Alba y que, en ningún caso, encontraría en el mercado por esos 10 millones que le ha costado al Getafe. El Real Madrid por su parte se permite el lujo de desprenderse de uno de los laterales del momento por una cifra más que atractiva, pero que está por ver si a largo plazo, viendo en qué cifras se mueve el mercado, sale o no a cuenta.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.