A quién no le ha pasado que, en lo que iba a ser un día tranquilo, acabe pasando de todo. Pepe Reina llegó al Luigi Ferraris de Génova pensando que vería el partido del Milan desde el banquillo, como un martes más en la oficina, pero como si fuera uno de esos protagonistas de película que se despiertan sin saber muy bien qué ha pasado, el guardameta español fue protagonista inesperado en la victoria del conjunto rossonero en el feudo del Genoa.

Pepe Reina ha visto de todo en el fútbol: ha vestido las camisetas de equipos como el Barcelona, Liverpool, Nápoles o Bayern, se ha hecho un nombre importante en Inglaterra e Italia, lo ha ganado todo con la selección española… Pero siempre queda hueco para una página más. Tras acabar contrato en Nápoles fichó por el Milan, otro histórico en su trayectoria, en un momento en el que no se sabía muy bien si Donnarumma iba a seguir en el club, en aquellos días turbulentos con la renovación del joven portero transalpino. De esta manera la directiva se aseguró tener en la recámara un portero de garantías. Finalmente Donnarumma renovó y Reina permaneció como portero suplente en el conjunto milanista. Ayer vivió el que seguramente fue su día más importante como rossonero hasta la fecha.

Todo comenzó en el calentamiento, cuando unos problemas estomacales impidieron a Donnarumma ser de la partida. Así las cosas, Reina tuvo que ponerse los guantes en un partido en el que Marco Giampaolo estaba más que nunca en entredicho a pesar de la confianza ratificada de Paolo Maldini. Enfrente, un Genoa que tampoco está en su mejor momento. Reina comenzó bien el choque, con una parada de mérito al rossoblu Lerager. El problema vino poco antes del descanso con el lanzamiento de falta de Lasse Schöne, que es el otro protagonista de esta historia. El danés, que el año pasado vivió una temporada inolvidable en la gesta del Ajax en Europa, decidió a sus 33 años fichar por el Genoa y emprender una nueva aventura en el Calcio.

El balón estaba a unos cuantos metros del área en lo que parecía una falta sin mucho peligro, por lo que Schöne le imprimió fuerza al disparo pero sin mucha colocación. El esférico hizo un extraño en su trayectoria, pero no lo suficiente como para generar muchos problemas, sin embargo, Reina no calculó bien y el balón entró tras golpear en su brazo. De esta manera se adelantaba el Genoa en el marcador y de nuevo los fantasmas se vestían con la camiseta del Milan, esta vez sobrevolando sobre la figura del portero español.

Giampaolo regresó del descanso con todo, dando entrada a Paquetá y Leao. La presencia de ambos dio un nuevo aire al equipo, que logró remontar el marcador, primero con un gol de Theo Hernández, que se estrenaba con su nuevo equipo, y después con un penalti provocado por Leao que también significó la expulsión de Biraschi. Kessié se encargó de transformarlo. Todo parecía ponerse de cara para el Milan, pero esta temporada no es un equipo que parezca que pueda vivir un partido tranquilo: la expulsión de Calabria disipó la ventaja de jugar con uno más.

En el descuento, un balón en el área del Milan fue perseguido por Kouamé y Reina, que llegó tarde a su encuentro e hizo lo posible por recular para no llevarse por delante al delantero. El marfileño vio agua ante la salida del portero y no dudó en tirarse a la piscina, no obstante, incomprensiblemente los jueces acabaron pitando penalti tras consultar el VAR. Lo que le faltaba a Reina.

De nuevo Schöne enfrente, pero mucho más cerca: esta vez a solo once metros. Lo que parecía una necesaria victoria para el Milan tenía toda la pinta de convertirse en empate tras un error de Reina en el primer gol y un “penalti” cometido por él en el segundo. Primero iba a ser un día tranquilo, después un día para olvidar. Pero Schöne lanzó el penalti, Reina adivinó sus intenciones y despejó el balón, despejando también el posible empate y lo que iba a ser un mal día para convertirse de repente en el héroe del partido. Dos horas antes, ni siquiera iba a vestirse de corto, pero nunca sabe uno lo que le deparará el día.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero