zidane real madrid granada

Había fe en Can Barça respecto al partido entre el Granada y el Real Madrid. Tal y como informaba el diario Sport en su portada de este lunes, entre los integrantes de la plantilla azulgrana se albergaba una íntima esperanza de engancharse al tren de la Liga si los nazaríes lograban emular el resultado que cosecharon en Los Cármenes el pasado mes de septiembre, cuando los de Diego Martínez tumbaron a los culés por 2-0, por entonces dirigidos por Ernesto Valverde. Pero no cayó esa breva y el equipo de Zinedine Zidane impuso su ley, esta vez sin polémicas ni historias del VAR, para dejar a punto de caramelo la consecución de su 34º título.

El Real Madrid puede proclamarse campeón de Liga este mismo jueves si gana al Villarreal, en Valdebebas, en la penúltima jornada. Le sigue sacando cuatro puntos a su archienemigo, que no recibió el ‘favor’ del Granada y cuya confianza en los andaluces no tardó demasiado en disiparse. Y es que a los diez minutos una jugada personal de Mendy, que se metió hasta la cocina abusando de su velocidad, la finalizó con un zurdazo magistral que no encontró oposición en Rui Silva. Se le ponía muy de cara el encuentro al líder, que tuvo una plácida primera mitad, y que superado el cuarto de hora firmó el segundo de la mano de Benzema, de calle, el mejor futbolista del conjunto blanco en este campeonato.

En la segunda mitad un tempranero chicharro de Darwin Machís daba alas a los locales, que no dudaron en dar ese paso adelante que, en sus respectivos televisores, la esperanzada plantilla del Barça, esperaba que diera. Resistió heroicamente un Madrid que temió por el empate hasta en dos claras ocasiones: una que desbarató Courtois y otra que bajo palos sacó Sergio Ramos. Pidiendo la hora ―básicamente como los de Quique Setién en Valladolid― aguantaron el tipo ante un rival que apuraba sus opciones de meterse en Europa. El triunfo, noveno consecutivo, provocó el grito de liberación de Zizou desde el banquillo. Es en escenarios como el de Granada donde se ganan o se pierden Ligas. Donde perdió el Barça y ganó el Real Madrid.

Las posibilidades del Barcelona de reeditar el título se ven prácticamente reducidas a cenizas tras esta jornada. El milagro pasa ahora por ganar los dos partidos restantes ―Osasuna y Alavés― y depositar nuevamente la confianza en Villarreal y Leganés, que deben ganar sí o sí al Real Madrid, y que no ha funcionado con el Granada. La solidez de la que ha hecho gala tras el confinamiento la escuadra blanca sitúa esta hipotética situación en lo nunca visto a lo largo de la historia de la Liga. Ya tenemos campeón virtual y, salvo hecatombe, será ‘Real’ en breve.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.