El Valencia ‘no’ decepciona

El Valencia llegaba a la última jornada con opciones de meterse en Europa pero las dilapidó ante uno de los conjuntos más en forma del campeonato, un Sevilla al que le bastó un tanto de Reguilón para confirmar el desastre che, que ‘no’ decepcionó visto lo visto en los últimos meses y que ha pasado de vivir una temporada histórica como la pasada, al más absoluto desconcierto, del que sin duda es cómplice y responsable Peter Lim y sus excéntricas decisiones. Ahora todo pasa por hacer borrón y cuenta nueva, aunque sin una estructura deportiva como la que precisamente sí que ha instaurado su rival del domingo, será complicado que las aguas valencianistas vuelvan a su cauce.

El Celta, salvado por la campana

Salvado por la campana. El tramo final del Celta de Vigo ha sido para olvidar. Se quedó a un gol del Leganés de bajar a Segunda en un curso en el que acarició con las yemas de los dedos la permanencia muchísimas veces. A nivel general, curso decepcionante de los gallegos, con una plantilla configurada para pelear por Europa y que alcanzó la última jornada midiéndose en un matchball ante el ya descendido Espanyol al que fue incapaz de vencer. Toca hacer autocrítica, una buena reestructuración en la plantilla y asumir errores. Todo ello, pero, lo podrá hacer con la tranquilidad que supone continuar en la máxima categoría del fútbol español.

La Real Sociedad se sube al tren europeo

La Real Sociedad posconfinamiento ha sido otra respecto a la de meses anteriores y por poco echa por tierra todo lo bueno mostrado hasta el ecuador de la Liga. A diferencia del Getafe, que finalmente se quedó fuera de los puestos europeos que habitó la mayor parte del curso, los de Imanol consiguieron empatar ante el Atlético en la última jornada y lograron el ansiado billete continental. El tanto de Januzaj en el 87’ fue celebrado con todo merecimiento como lo que es: la recompensa a una magnífica temporada, ya que pocos apostaban por ver a los donostiarras terminar el ejercicio en la sexta plaza y finalistas de la Copa del Rey. A celebrarlo.

El Sevilla de Monchi… y de Lopetegui

El Sevilla representa todo lo que hasta hace poco caracterizaba al Valencia y que Peter Lim mandó al limbo. La brillante estructura deportiva sevillista ha regresado por sus fueros, con Monchi a la cabeza y Lopetegui en un banquillo en el que incluso, a lo largo de la temporada, ha sido criticado. Cargado de nuevas incorporaciones, engrasar la maquinaria nervionense y hacerla funcionar como un reloj suizo es lo que ha sabido hacer a la perfección un técnico que ya se ha ganado el respeto de todos a base de un magnífico trabajo. Podrá salir peor o mejor, pero lo importante es que existe una organización, una idea, una filosofía. Al final, entre pitos y flautas, el Sevilla ha terminado el curso cuarto, con los mismos puntos (70) que el Atlético, tercero, y sacándole 10 al quinto clasificado. Bravo.

El Granada se cita con la historia

Si hay que quitarse el sombrero ante un equipo esta temporada 2019/2020 que nos deja, ese es el Granada. No hay lunares, ni nada que objetar a lo que ha conseguido el cuadro nazarí, auténtica revelación que de la mano de Diego Martínez ha construido una plantilla de esas supuestamente configuradas para luchar por la permanencia y que ha terminado colándose entre los grandes. Un equipo que no hay que olvidar que en la décima jornada se colocó líder y que en las últimas se acercaba a la zona europea a pies juntillas. Desde la fecha 12 que los granadinos no ocupaban zona europea. Y ahí ha terminado: séptimos sin discusión. Si en su conjunto el Granada es la revelación, su técnico y su máximo goleador, Carlos Fernández (11 goles), también lo son. Hace un año los rojiblancos celebraban el ascenso a Primera. Hoy, al cielo de Europa por primera vez en su historia. Toca disfrutar de la hazaña.

Clasificación final Liga 2019/2020

clasificacion final liga 2020

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.